El Grupo Gorla está inmerso en la formación de todo su equipo en la Nueva Cultura de empresa. Si hace unos meses les tocó a los directivos, este mes ha sido el turno de los mandos intermedios. 

La importancia de los mandos intermedios

Al igual que el alfil es una figura relevante en el ajedrez, los mandos intermedios son una pieza clave en el funcionamiento y transformación cultural de toda empresa. El grupo Gorla lo componemos diferentes marcas con diferentes concesionarios dispersos por toda la geografía gipuzkoana. Tener unos mandos intermedios bien formados  y cualificados es una de las claves del éxito. Hay que entrenar a los mandos intermedios en la conducción de equipos hacia el éxito.

La Nueva Cultura de Empresa

En colaboración con Adegi, la Asociación de Empresas de Gipukzoa, estamos implantando la Nueva Cultura de Empresa. Ésta se basa en la información transparente, en el desarrollo de una comunicación interna eficaz y en fomentar la participación.  Nuestro objetivo es que nuestra cultura de empresa basada en el trabajo en equipo y en la colaboración sean valores intrínsecos a toda la plantilla del grupo. Juntos sumamos más.

Remando todos juntos en Pasaia

Para asentar los valores de confianza, transparencia y compromiso organizamos unas jornadas en Pasaia dirigidas por el coach Jon Karla Liceaga.  Aunque muchas sesiones de formación son indoor, creemos que estas jornadas en exterior son fundamentales para la transmisión del mensaje. Son una forma de poner en práctica de forma visual lo aprendido.

Nuestros mandos intermedios pusieron rumbo a Pasajes para experimentar lo aprendido. En esta ocasión, remando todos juntos, como un gran equipo en la mismísima trainera del Club de Remo San Juan. Una forma muy práctica de ver la importancia de remar todos en la misma dirección para llegar a una buena meta.

Aunque al principio costó un poco coger el truco al remo, poco a poco y gracias a la colaboración de todos, se consiguió remar al unísono. Estas jornadas han servido para compartir juntos una sesión de coaching y trabajo en equipo. Se han creado relaciones interpersonales. Se ha mejorado la relación entre centros, aumentando el sentimiento de compañerismo. La sensación general es muy positiva.  Además, si entre ellos, la relación antes ya era buena, ¡ahora incluso es mejor!

Participación Activa de todo el equipo

Agradecer una vez más, las ganas de participar en estas jornadas a todos nuestros mandos intermedios. Estas actividades nos ayudan a fomentar ese sentimiento de equipo y ese pique sano para trabajar de forma positiva. Sin su implicación y buen rollo, estas jornadas no conseguirían su objetivo. Gracias a todos por vuestro entusiasmo.

¡Comparte!